Te sorprenderá ver cómo han evolucionado las luces de los autos

El diseño de las luces delanteras, o faros como se les conoce popularmente en México son de los aspectos más destacados en el desarrollo de un auto y tan sólo ver cómo eran hace 50 años por ejemplo, definitivamente nos sorprende.

Una de las marcas que generación tras generación evoluciona enormemente en esta parte de sus vehículos es Volkswagen, quien recientemente se dio a la tarea de rememorar el desarrollo de las luces de sus coches.

Hay que recordar que por muchos años, los faros adoptaron formas eminentemente redondas. Cuando las líneas de producción se intensificaron a fin de optimizar el proceso de ensamble las luces paulatinamente se fueron integrando dentro de la carrocería y ya no eran partes periféricas que simplemente se incrustaban en el auto.

El mítico Beetle

Recordardo no sólo por ser “El auto del pueblo”, sino también por la practicidad de su diseño, las luces grandes y redondas del Volkswagen Tipo 1 y de hecho su desempeño era más bien modesto.

Su sistema eléctrico era apenas de 6 voltios, pero a decir de la marca alemana con el estándar de su momento y alcanzó los valores luz requeridos. A partir de 1960, el Beetle presentó faros modificados para el haz de luz asimétrico y desde 1967, la actualización del sistema eléctrico a 12 voltios fue un gran avance en su momento.

Hacia finales de la década de los 60 se puso énfasis en mejorar no sólo la apariencia de las luces sino también su apariencia. En 1969 entra en acción la luz halógena en Volkswagen, mientras que los faros H4 aún más potentes ingresan al Beetle a partir de 1971.

El resultado: la primer lámpara con iluminación halógena para la luz principal que, por cierto, duplicaba el rango de visibilidad.

El legado del Golf

Tras un largo periodo donde los avances fueron más bien discretos, el Mk4, es decir el Golf integró por primera vez faros de vidrio transparente allá por 1997.

La nueva tecnología, denominada reflector plástico de forma libre en su momento fue célebre porque de alguna manera reinterpretaba las luces delanteras de un auto.

A partir de entonces, los nuevos faros dieron forma al diseño de Volkswagen y le dieron al vehículo una expresión propia, manteniendo el diseño típico de de la firma de Wolfsburgo.

El futuro

Volkswagen precisa que todavía hay mucho por hacer, pero las tecnologías de iluminación modernas ofrecen a los diseñadores un alcance inimaginable para la creatividad, ofreciendo posibilidades tan grandes como poder ser personalizadas.

La luz servirá para comunicar e interactuar, mientras que dará vida al automóvil de forma individual. Una cosa es segura para la automortiz alemana: la luz se está volviendo más y más inteligente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*