Para entender a Ferrari, una plática con Luca Dal Monte

Ferrari es sinónimo de éxito y belleza. Desde su fundación en 1947, en Maranello, Italia, se ha posicionado a nivel mundial como una marca de culto, es decir, como un nombre, que el solo hecho de escuchar, detona una huella mental en nuestro cerebro que nos lleva a imaginar automóviles de sueño que recorren carreteras o pistas a velocidades de infarto.

Lo anterior se complementa si también miramos desde la óptica económica y social ya que Ferrari es una de las marcas de automóviles de lujo más eficientes ya que genera anualmente ganancias por 3,417 millones de euros y su logo pasó a ser uno de los más reconocidos del mundo junto al de Apple y McDonald’s.

Algo sorprendente si pensamos que Enzo Ferrari, orquestador de esta hazaña, construyó su primer automóvil cuando tenía casi 50 años y luego de haber terminado la Segunda Guerra Mundial.

Pero, como en toda historia, siempre hay una persona que sabe contarla mejor, y ese es Luca Dal Monte, ex Jefe de Prensa para Maserati, Ferrari y Pirelli Competizioni, que recientemente arribó a tierras mexicanas para promocionar su libro “Enzo Ferrari la vida de un grande” de Gabriel Castro Editores, con 822 páginas sobre la construcción de un imperio italiano.

¿Cuál fue el primer contacto memorable que tuviste con un auto? le pregunto a Dal Monte, un hombre de ceño amigable, con el que me encuentro para conversar, a unos minutos de presentar su libro dentro del Instituto Italiano de Cultura en Coyoacán.

“Cuando mi papá compró un Alfa Giulia de 1970, recuerdo que cuando lo trajo a casa fuimos a una carrocería para que le montaran cinturones de seguridad, porque en 1970 no eran obligatorios en Italia, y los autos italianos venían sin ellos. Así que estábamos muy contentos porque nuestro padre decidió integrar cinturones de seguridad en el auto”.

¿Por qué los coches fascinan tanto a la gente?

Por varias razones, ya sabes, la primera de todas, como diría Enzo Ferrari: te da la libertad de ir a cualquier parte. Tomas un automóvil y vas a donde quieras, ya sabes, los aviones, barcos o trenes tienen horarios, tu coche te lleva a cualquier parte en cualquier momento.

Luego, por supuesto, hay una serie de otros factores, quizás te guste la velocidad, te guste conducir y luego, por supuesto, hay algo parecido al cuerpo del auto, la belleza de las formas, las líneas, las formas de los autos.

¿Cuál fue el desafío más difícil cuando decidiste hacer un libro de Enzo Ferrari?

Eran dos retos diferentes. El primero fue hacer algo diferente de todos los otros libros que se habían escrito antes, y esto fue algo fácil en cierto modo, solo fue investigar más, intentar recopilar muchos más datos que la mayoría de las personas que había hecho esto antes que yo.

Luego vino el gran desafío, cuando reuní todos los hechos, entrevistas, las notas y los periódicos, tenía que darle sentido a todo ese material, así que tuve que escribir el libro, convertir esas notas en una historia.

Para lograr esta biografía, que en Italia está considerada como la más erudita y profundamente investigada de Enzo Ferrari, Dal Monte tuvo que sumergirse durante ocho años en los archivo histórico de Alfa Romeo, Maserati y Ferrari, pero no solo eso sino que también pasó tiempo con personas que convivieron con Ferrari.

¿Qué es lo que la gente puede encontrar en las páginas de su libro, sobre Enzo Ferrari?

Creo que probablemente encontrarán más sobre la persona Enzo Ferrari que en otros libros. Lo que trato de hacer es decir más sobre el hombre, ya sabes, profundizar más bajo la superficie, tratar de ver su lado privado, tratar de ver qué era cuando estaba fuera de la oficina o cuál era su rutina diaria, lo que trato de hacer es verlo como un hombre, como un ser humano.

¿Cuál fue la idea de Enzo Ferrari sobre México?

Amaba a los conductores mexicanos, por supuesto, porque tenía a Pedro y Ricardo Rodríguez. El problema con Enzo era que no viajaba, pocas veces salió de Italia, pero le gustaban las personas apasionadas y las carreras de México por ejemplo La Carrera Panamericana”

¿Cuál es su Ferrari favorito?

De la década de 1960, el 250 GT California.

¿Cuál es su impresión sobre la idea de que Ferrari está trabajando en el desarrollo de un SUV?

No quieres que te conteste esta pregunta. Te daré una respuesta política. Ferrari va por donde va el mercado.

La pregunta final: ¿Cuál sería la banda sonora que definiría la personalidad de Enzo Ferrari?

Enzo tenía interés por la música, pero tú sabes por la música italiana. Opereta, que es como la versión más ligera de la ópera, no como el estilo Pavarotti.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*