¿Por qué nos gusta tanto cantar en el auto?

Manejas solo de vuelta a casa, está sonando una de tus canciones favoritas, subes el volumen y te pones a cantar y a gesticular como loco movido por una euforia momentánea que te hace olvidarte de todo… hasta que te detienes en un semáforo y descubres que el del auto de al lado te está mirando y disimulas un poco. ¿La escena te resulta familiar? ¿Por qué actuamos así en el auto? Una psicóloga nos lo explica.

Más en Motorbit: Recomendaciones de un bombero: ¿Cómo ayudar a una persona en un accidente de tránsito? 

Que el comediante estadounidense James Corden escoja un auto como escenario para su karaoke con Adele o Justin Bieber no es casualidad. Y es que los autos tienen un no sé qué que hace que nos sintamos más cómodos, más confiados, la situación ideal para convencer a un cantante para que saque su lado más divertido y espontáneo ante la cámara. Sino mira este vídeo de Adele versionando canciones de las Spice Girls o rapeando como Nicki Minaj.

Dejando de lado a Adele (por cierto este video ya acumula más de 44 millones de reproducciones), volvamos al tema de por qué nos sentimos tan cómodos dentro del auto como para cantar en voz alta, incluso si cantamos fatal. Para tratar de averiguarlo hemos recurrido a la psicóloga clínica Ana Isabel Oraindi.

UN LUGAR ÍNTIMO
“El auto es un lugar en el que nos sentimos seguros, pero sobretodo es donde aprovechamos para desconectar y centrar nuestra mente en otras tareas. Manejar es una actividad que muchas veces realizamos de forma semiautomática, lo que nos ayuda a relajarnos”, explica. Además, “favorece la sensación de intimidad, especialmente si llevamos las ventanillas subidas”.

Pero la sensación de intimidad no es lo único que nos motiva a cantar, por lo visto la velocidad también tiene mucho que ver. Muchas personas (entre las que me incluyo) disfrutan con la sensación de velocidad cuando vamos en el auto o en una moto.

Más en Motorbit: Lada prepara el lanzamiento del nuevo Niva

El motivo es que existen una serie de sustancias químicas que se liberan al experimentar la velocidad, así como al escuchar música. “El que las dos conductas (cantar y manejar un auto) se den normalmente relacionadas habla de que existe una retroalimentación entre las emociones y sustancias químicas que se liberan al realizar ambas acciones”.

“Cantar, silbar o simplemente tararear una canción tiene un impacto positivo inmediato en nuestro estado de ánimo ya que esta acción estimula el área del cerebro que regula el placer.”

Tal y como nos explica la psicóloga Oraindi, “cantar es el producto de esa desinhibición que sentimos al liberarnos del estrés y la tensión, pero también es producto de la sensación agradable que a muchas personas les produce la velocidad”.

Está demostrado que cuando cantamos o simplemente escuchamos nuestra música favorita invocamos automáticamente las memorias y las emociones asociadas a esa canción y así ‘revivimos’ esos momentos como si estuvieran ocurriendo en el presente. Esto hace que nuestro humor mejore de forma instantánea y nos sintamos mejor al recordar momentos felices.

“Cantar canciones que nos recuerden eventos positivos y concentrarnos en disfrutar y ‘saborear’ esas memorias es una forma fácil y divertida de cultivar nuestra felicidad y alegría en el presente”, explica la psicóloga. Como ves, los beneficios de relajarte y entonar tu canción favorita en el auto tiene muchos beneficios. ¡A cantar se ha dicho!

Más en Motorbit: «Mamá, quiero ser piloto de avión»

Cuéntanos…

¿Te avergüenza cantar en público?

¿Sientes lo mismo cuando lo haces dentro de tu vehículo?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*