Cuidar de un automotor no es difícil. Sin embargo, es una tarea que requiere de disciplina. Muchas personas desatienden sus vehículos, ya sea por falta de tiempo o por desconocimiento. Aunque parezca que estos descuidos ‘no influyen’ en la salud del ejemplar, por el hecho de ser máquinas, pueden causar daños graves a largo plazo en su mecánica.

vehículo
Roberto Hidalgo, Gerente de repuestos de Proauto.

Roberto Hidalgo, gerente de repuestos de Proauto, aseguró que la aplicación de un correcto plan de mantenimientos no solo que alarga la vida útil de un automotor, sino que también genera valor a la hora de la reventa.

“Nosotros, como Chevrolet,  tenemos un plan de mantenimiento alineado con las directrices de GM OBB del Ecuador. Hemos definido junto a la marca los intervalos en los que debemos reemplazar algunos componentes para mantener bien el estado del vehículo. La idea es que todo sea preventivo y no correctivo. Así se cuida la inversión realizada”, explicó.

A decir del experto, la parte fundamental en las atenciones es el cambio de aceites. No obstante, asegura que no se debe restar valor a otros procesos. “Lo que nosotros recomendamos es que se hagan mantenimientos cada 5.000 kilómetros y otros cada 10.000. Se puede usar aceite sintético o mineral, ya depende de cada cliente. También está la revisión periódica de los frenos en la que nos enfocamos en las pastillas de los frenos delanteros cada 5.000 y en los frenos posteriores cada 10.000 kilómetros, entre otras revisiones de rigor”, apuntó.

Hidalgo señaló que otra parte fundamental en los mantenimientos vehiculares es el de repuestos. A criterio del especialista, se recomienda que estos sean originales para asegurarse de su funcionamiento. “Nosotros ofrecemos un año o 10.000 kilómetros de garantía en este tema. Esto es vital para que el auto no deje de funcionar porque una pieza no cumplió con sus estándares de calidad”.

Sumado a esto también está la mano de obra calificada, que Hidalgo catalogó como trascendental. “También es importante. Por ejemplo, nosotros tenemos el apoyo de la marca y realizamos planes de capacitación para la posventa de cada uno de nuestros vehículos. Es vital que todas las personas, que trabajan en esta área, estén alineadas con las expectativas de los tiempos de respuesta de los clientes y de sus exigencias”, recalcó.

Finalmente, el experto dijo que todo esto debe ser tomado en cuenta por las personas como una ventaja estratégica a la hora de vender su automotor. “Los potenciales compradores tienen muy en cuenta  en dónde se realizaron los mantenimientos. La mejor forma de acercarse a los compradores, y que esto sea un argumento de venta, es mostrar el historial que el auto haya tenido en el concesionario para asegurar el negocio”, finalizó.