Uno de los sistemas más importantes en nuestro auto es la iluminación. Además de ser de vital importancia para conducir en la oscuridad, las luces de tu auto pueden ser un factor muy importante a la hora de escoger el vehículo que quieres.

Luces
LED , halógenos o Xenón, ¿cuál prefieres tu?

El mercado automotriz actual ofrece una amplia variedad en tipos de iluminación con diferentes principios físicos y características generales.Muchos piensan que mientras más nueva sea la tecnología, mejores resultados en rendimiento. Pero lo cierto es que la mejor opción es la que más se ajuste a nuestras necesidades.

Las tres principales alternativas en cuanto a iluminación que hoy en día compiten en el mercado son las luces LED; luces de xenón y luces halógenas. A continuación hablaremos un poco de cada una, sus características, fortalezas y debilidades.

Halógenos

Luces
El tipo de iluminación más común dentro del mercado automotriz.

Este es el tipo de iluminación más común en el mercado y el que seguramente tienes en tu propio auto. Las lámparas halógenas son las elegidas por la mayoría de fabricantes por su bajo costo de producción y sencillo sistema.

La bombilla halógena está conformada por una ampolla de vidrio resistente a altas temperaturas con un filamento de tungsteno por dentro. Este mecanismo tiene por dentro una mezcla de argón y nitrógeno que actúa cuando el foco recibe corriente y el filamento de tungsteno alcanza los 2.500 grados centígrados, volviéndose incandescente y emitiendo luz.

El problema más grande de la iluminación halógena es que gran parte de la energía que consume se pierde en forma de calor. Esto significa un gran inconveniente en su durabilidad y rendimiento, aspectos donde otros tipos de iluminación se hacen fuertes.

Xenón

Luces
El primer competidor: las luces Xenón.

Este tipo de iluminación fue el primer competidor para los halógenos. Las luces de xenón, conocidas formalmente como faros de descarga de alta intensidad (HID) hicieron su aparición en 1991 en la serie 7 de BMW. Desde ese entonces, los faros de xenón se han convertido en la primera opción de muchas marcas a nivel mundial.

Este sistema de iluminación se compone de un tubo hermético lleno de gases (halogenuros metálicos), dos electrodos y una corriente que va de un electrodo a otro a través de estos gases. Las luces de xenón proyectan una luz de 3.000 a 5.000 lúmenes, mientras que la bombilla halógena solo alcanza los 1.400. Estas luces además producen una iluminación blanca, un tono que favorece a la visión nocturna convirtiéndolas en una de las alternativas más seguras.

El mayor inconveniente de las luces de xenón es su costo tanto de producción como de mantenimiento. Su complejo mecanismo hace que sean luces de mucho cuidado así que no pienses en chocar porque su reparación costará mucho más de lo que esperas.

LED

Luces
El punto intermedio: las luces LED.

El punto intermedio entre halógenos y xenón. Las luces Light Emitting Diode (LED) son, como su nombre sugiere, diodos emisores de luz. Los diodos son pequeñas piezas fabricadas con materiales semiconductores que llevan electricidad cuando se aplica corriente.

Este tipo de iluminación ha ganado mucha popularidad por su pequeño tamaño y bajo consumo de energía. Aunque su nivel de iluminación no alcanza los niveles del xenón, muchos fabricantes a nivel mundial han optado por este tipo de iluminación por la variedad de formas que pueden adoptar los faros y la energía “limpia” que utilizan. En tiempos de autos híbridos y ecológicos, los faros LED parecen ser el paso lógico en la evolución.

El principales inconveniente con los faros LED es la poca luz que emite. Esto obliga a los fabricantes a utilizar una gran cantidad de diodos para iluminar, lo cual obliga a instalar un sistema de refrigeración para que no se sobrecaliente.

Los tres tipos de iluminación que repasamos compiten en el mercado y han obligado a un gran avance en la tecnología para faros. Cada uno tiene sus fortalezas y debilidades, pero recuerda que la mejor alternativa es la que más se ajuste a tu auto y sus necesidades.

Cuéntanos

¿Cuál de las 3 opciones prefieres?